El otoño está a punto de llegar. Tenemos que empezar a olvidarnos del calor del verano y empezar a prepararnos para la nueva estación. Va a empezar a llover más, el viento no va a tener piedad y los cambios de temperatura pueden ser muy traicioneros. Te traemos algunos alimentos que te ayudarán a mantener tus defensas altas manteniendo ese espíritu reconfortante y hogareño que tiene el otoño.

Canela

El sabor versátil, dulce pero picante, de la canela lo hace ideal para todo tipo de platos, bebidas y postres. Además deja esa cálida sensación en el cuerpo. ¡Realmente huele a otoño! Pero lo mejor de la canela no es solo cómo nos hace sentir, sino que tiene muchísimos beneficios para nuestra salud: disminuye el colesterol malo, regula el azúcar en sangre, ayuda a mejorar la memoria, perder peso y combatir el cáncer.

Calabaza

Está bien tenerla en la puerta como decoración en Halloween pero donde realmente va a estar bien es dentro de tu estómago. La hortaliza icónica del otoño tiene efectos beneficiosos en la fertilidad, el sistema inmunológico y la salud ocular. Los betacarotenos presentes en la calabaza le dan un gran impulso a nuestro sistema en fechas tan críticas como estas.

Setas

La humedad de la estación hace que las setas y champiñones sean el producto estrella de la temporada. Las setas son bajas en grasas, tienen un alto contenido proteico, son ricas en fibra, agua y, además, ¡Están riquísimas! Cocinadas como una crema tendrás una opción calentita y reconfortante para esos días de lluvia.

Frutos secos recomendados para el otoño.

Los frutos secos son pequeñas cápsulas de energía para tu organismo.

Frutos secos

Las estadísticas revelan que uno de cada tres españoles nunca consume frutos secos. Aunque es cierto que son alimentos con un alto contenido calórico, es recomendable comer al menos 50gr de estos al día, ya que las grasas que contienen son monoinsaturadas y poliinsaturadas, mejor conocidas como “grasas buenas”. Los mejores para estas fechas son las nueces, las avellanas y las almendras. Contienen grandes cantidades de proteínas, antioxidantes, fibra, minerales y vitaminas B y E, por lo que son pequeñas y deliciosas cápsulas de energía.

Y, para terminar, ¿Qué mejor que acabar con la bebida más reconfortante? Tienes té de todas las formas y colores, pero todos te calentarán el cuerpo en los momentos más críticos de frío. En esta época otoñal, te recomendamos el té rojo. Es un gran activo diurético, facilita la digestión, reduce el colesterol, reduce los niveles de azúcar en sangre y previene las dolencias respiratorias. Con limón y miel se convierte en un remedio delicioso cuando la garganta empieza resentirse.