Hoy os presentamos una receta fácil, divertida y atrevida para poner como entrante o como aperitivo en cualquier comida. El gratinado de siempre con un toque extra.

Ingredientes:

Brócoli

Brócoli Antonio y Ricardo

Elaboración:

La noche anterior ponemos a descongelar las dos bolsas de brócoli y coliflor congelados de Antonio y Ricardo. Si no puedes hacer este paso puedes usarlas congeladas, pero recuerda mantenerlas más tiempo en el horno a menos temperatura.

De igual modo, al menos dos horas antes de la comida, colocamos en un recipiente cuatro cucharadas de aceite con un diente de ajo cortado en cuadritos y cayena y pimienta al gusto, dependiendo de lo picante que queramos nuestro plato. Esto hará que el aceite pueda absorber las esencias de las especias y le dará mayor sabor y fuerza.

Sacamos los paquetes y cortamos el brócoli y la coliflor en trozos pequeños, como medio puño, y las distribuimos uniformemente en una bandeja de horno.

La aderezamos con el aceite que hemos preparado anteriormente y añadimos sal al gusto.

Cubrimos toda la superficie con abundante queso y gratinamos en el horno a 200º o hasta que el queso esté dorado y crujiente sin quemarse.

Servimos caliente. ¡Que aproveche!