Con la idea de que es “un día especial” muchas veces cometemos el error de hacer una gran comida, con la que luego nos sentimos hinchados y con el cuerpo muy pesado. Sin embargo, no es necesario pasarnos ni de cantidades ni de calorías para hacer una comida especial, diferente y divertida. Hoy, te reunimos algunas ideas saludables para que disfrutes con tu pareja este San Valentín: que el azúcar solo esté en vuestras miradas y si os sentís hinchados, ¡que sea solo de amor!

Desayunos:

Empezamos un día con un buen desayuno en la cama. Dulce, pero sin mucho azúcar, pues de eso ya hay bastante entre vosotros.

Comidas:

Llega la hora de comer y con algo hay que acompañar esas velas, ese champán y esas chispas que saltan entre vosotros.

Postres:

Y para terminar, ¿Qué mejor que un delicioso postre? Un dulce final que puede convertirse en un picante principio.

¿Y tú? ¿Tienes alguna idea deliciosa? ¡Cuéntanosla!