Esta sopa de pollo, fideos y tallarines de pota es una versión ligera y para plato hondo del ‘mar y montaña’ con un toque oriental gracias a la leche de coco que incorpora.

INGREDIENTES

Anillas de pota

Anillas de Pota Antonio y Ricardo

ELABORACIÓN

En una sartén pequeña poner un poco de aceite de oliva virgen a calentar y sofreír levemente en él los tallarines que habremos hecho con las anillas de pota congeladas (se rompe la anilla, se estira y se cortan a lo largo tiras de un grosor similar al de un tallarín).

En una olla no excesivamente honda, poner a calentar un poco de aceite de oliva virgen y dorar en él el pollo, previamente salpimentado, a fuego fuerte. Sacar el pollo de la olla y reservar. Retirar la olla del fuego para que baje la temperatura y, cuando se haya templado, colocarla de nuevo, a fuego medio, e incorporar el ajo pelado y picado, la cebolla y las zanahorias, éstas últimas previamente laminadas con un pelapatatas. Rehogar durante unos 5 minutos y añadir entonces la leche de coco y el agua y remover. Subir el fuego para llevar a ebullición y, mientras tanto, incorporar la salsa de soja, sal a gusto, zumo de limón y pimienta negra recién molida, así como los dados de pollo reservados.

Cuando rompa a hervir, bajar el fuego y dejar cocer 2 o 3 minutos. Es el momento de probarlo, por si fuera necesario rectificar de sal. Añadir en ese momento los fideos y dejar cocer un minuto, puesto que, al ser tan finos, están hechos casi de inmediato.

Emplatar colocando primero un cazo de pollo y verduras, luego el caldo y, finalmente, un nido de tallarines de pota.

Decorar con unos tallos de cebollino y unas gotas de aceite y... ¡a disfrutar!

Descubre las mejores curiosidades sobre ingredientes y alimentación en nuestro Facebook y muro de Pinterest.